La ermita de San Cosme es, aproximadamente de los siglos XVII- XVIII, y es de advocación siempre relacionada con monasterio benedictino.

     Se compone de una nave rectangular, con un pequeño atrio antecediéndolo.

     Actualmente se encuentra en ruinas.

     Se mantiene la devoción, en tanto que el edificio aparece derruido.